lunes, 28 de febrero de 2011

El pasado sábado 26 de Febrero a las 00.00 irrumpía en Gran Vía una grúa móvil de gran tonelaje, que dejaba a conductores y viandantes boquiabiertos.

Empezaba el despliegue de lo que iba a ser un fin de semana duro. Con mucho trabajo, mucha tensión y sobre todo mucha ilusión.

La ilusión de acometer un trabajo que quedaría para la historia, la coronación del Palacio de la Música de Madrid. 


A las 6.00 horas un convoy de ancho y largo especial, escoltado por los municipales, llegaba con dos cerchas metálicas que colapsaban en su totalidad 3 de los 6 carriles que hay en la Gran Vía.

Su dimensión no dejaba a nadie indiferente. Los casi 23 metros de longitud por los 7.5 metros de altura con sus 23 Tn de peso, hacían de esta estructura, todo un espectáculo. 

Cuando nos empezábamos a acostumbrar a las dimensiones de las celosías, hacían su entrada las vigas metálicas.
Un total de 5 vigas, de distinto largo, desde los 18 a los 22 metros, estacionaban delante de la grúa móvil esperando a ser utilizadas para la estabilización de las cerchas que iban a colocarse sobre el Palacio de la Música.

Finalizados los previos, daba comienzo la maniobra, la parte más complicada, elevar la primera cercha, desplazarla sobre los edificios colindantes y ubicarla sobre sus puntos de apoyo, dos placas metálicas colocadas sobre dos de los 4 nuevos pilares que emergen hasta la cubierta desde el sótano -2 del edificio.



 A nuestro favor, el tiempo, que parece ser cómplice y nos brinda un día que nos permite trabajar con total comodidad y a los transeúntes disfrutar del espectáculo.


La gran profesionalidad de los que intervienen en la maniobra y en especial el trabajo destacado del Gruista de la empresa Aguilar, consiguen que parezca fácil lo difícil.

Primer objetivo, cumplido.

Una vez acabada la colocación de la primera celosía, le llega el turno a la segunda.


La elevación, a plena luz de día, nos deja una maravillosa panorámica.

Finalizada la colocación de las 2 cerchas metálicas, se procede a la elevación de las vigas que van unificando y estabilizando la estructura.
La complicada operación se ejecuta conforme a lo planificado. El resultado final, un éxito. 

Desde Construcciones Moguerza, S.A., queremos expresar nuestro más sincero agradecimiento a todos los que, con su esfuerzo, han hecho posible la ejecución de este trabajo y a todos los que nos habeis acompañado en este importante momento.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada