viernes, 15 de abril de 2011

Pamplona: Inauguración de una nueva casa para atención de los religiosos mayores y enfermos (publicado por O.A.R. Agustinos)

 http://www.agustinosrecoletos.es/cosasdecasa_casasantamonica.html

La Provincia de Nuestra Señora de la Consolación de agustinos recoletos inauguró el 25 de marzo la Residencia Santa Mónica destinada a la atención de religiosos mayores y enfermos. Asistieron al acto el prior general, Miguel Miró; Monseñor José Agustín Ganuza, obispo prelado emérito de Bocas del Toro; el vicario general de la diócesis de Pamplona, Mons. Juan Antonio Aznárez, priores provinciales y representaciones de las provincias de España.

Estuvieron presentes cerca de cincuenta religiosos, los arquitectos y representantes de la empresa constructora. Manuel Beaumont, prior provincial de la Provincia de Nuestra Señora de la Consolación, destacó la importancia de esta casa como antesala del cielo para aquellos hermanos que tanto han trabajado en diversas partes del mundo y han gastado su vida en el anuncio del Evangelio y en el servicio a los demás. El prior general, Miguel Miró, manifestó el agradecimiento de la Orden a los religiosos mayores y enfermos, y mientras los asistentes cantaban con fervor el himno a la Virgen de la Consolación, bendijo las dependencias de la casa. Concluido el acto de bendición todos los asistentes participaron en una comida fraterna en la misma residencia.

Datos de nueva construcción

Esta nueva construcción, ubicada en Beloso Alto (Pamplona), estuvo a cargo de la empresa Construcciones Moguerza sobre un proyecto de los arquitectos D. Jose Félix González Peral y D. Manuel González Quesada.

El edificio tiene forma paralelipédica con 23,05 m. de fachada por 20,93 m. de fondo. Cuenta de dos plantas y una bajo rasante. En esta se ubican todas las instalaciones requeridas por urbanismo y un garaje amplio, capaz para ocho coches como mínimo.

La primera planta acoge todos los servicios comunes: pequeño hall de acogida, sala de visitas, dirección de la casa, sala de recreo comunitario y pequeña biblioteca, comedor, servicios de cocina, lavandería y anexos. Mención especial en esa planta merece la capilla que refleja las medidas necesarias para acoger a la comunidad y sus visitas y que está decorada con vidrieras alusivas a los santos de la Orden, diseñadas por nuestro hermano Rafael Nieto, de la Provincia de San José.

En ellas aparecen la virgen de la Consolación, San Agustín, Santa Mónica (patrona de la casa), San Ezequiel Moreno, y San Francisco Javier, patrono de las misiones y patrono además de Navarra.

Desde esa planta primera se accede a un jardín dotado de numerosos árboles (se percibirán en el futuro), y una pérgola con asientos para aprovechar los soleados días que pudiera haber en Pamplona. Hay también porche interno, un tanto protegido que puede servir de reposo y solanera.

La segunda planta contiene 14 habitaciones. De ellas, cuatro están equipadas o acomodadas para enfermos menos dotados. Una de ellas es control de enfermería y las demás son comunes para la comunidad y posibles visitas. En esa misma planta hay una enfermería, una salita de estar, una pequeña cocina, distintos armarios y una pequeña terraza elevada para aprovechar el sol.

La casa es cómoda, muy cómoda, según hemos podido observar. Los materiales son acomodados a la función y misión de la casa. Hay bandejas de hospital, mesas para servicio de capa, ropa especial para ciertas enfermedades y múltiples instrumentos y aparatos, los necesarios para las necesidades que se presumen. Hay un modelo de equipamiento común, o al uso común, en tanto que otros detalles y equipos propios de enfermos de estar en casa.

Las fachadas son muy alegres, llenas de vidrios y ventanales que faciliten el tránsito de la luz para alegría de los residentes. En general, domina el ladrillo bastante claro. Pero hay algunas zonas de revestimiento de piedra oscura, y algo de cemento a modo de jardinera.

Con la inauguración de esta casa, dedicada a Santa Mónica, la provincia quiere responder de una manera digna a las necesidades de los religiosos que, después de una vida dedicada al servicio de los demás, sufren las limitaciones de la enfermedad o de la ancianidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada